Publicidad
El portal más innovador, dedicado las 24 h. de los 365 días del año en prevención de la salud, bienestar y calidad de vida en Internet. Ofrece apoyo continuo a niños, jóvenes, adultos, mayores y empresas a conservar su más grande tesoro : La Salud.
Salusline logo
Salud, Formación, Calidad de Vida

EMPRESA

PRODUCTIVIDAD
PARA SU EMPRESA

BAJAS POR
ENFERMEDAD

ROTACIÓN DE
EMPLEADOS

BUSCAR
 
Servicios Gratuitos Salusline
Infórmese. Artículos:

Ejercicios y Tests
Testimonios
Publicidad
¿Quiere perder Peso?
Salusline premia su esfuerzo!
Suscriba ahora mismo
a uno de nuestros programas personalizados y obtendrá un 50% de descuento!!
Centros de Salud
Buscasalud
¡ENCUENTRE EL MEJOR HOTEL, SPA, O GIMNASIO DE SU CIUDAD.
Area Multimedia Videos
¿Quiere saber más de su estado de salud? Salusline premia esta breve encuesta...
Indique su Peso (Kg.)
Estatura (cm.)
Edad  

¿Quiénes Somos? ¿Qué es Salusline.com..

CONTRA LA LUMBALGIA, ESTIRAMIENTOS Y RELAJACIÓN

La lumbalgia, ese dolor en la parte baja de la espalda (zona lumbar) que un número importante de personas padece al menos unas cuantas veces a lo largo de su vida, no sólo puede prevenirse reeducando hábitos posturales sino aliviarse también, si ha hecho acto de presencia, con dos prácticas poco usuales pero divertidas: la danza del vientre y el baile/juego del hula-hop. La recomendación de los especialistas es evitar todos los factores de riesgo que atacan sin piedad a un 80% de la población y además pasar directamente a la acción.

Qué es la lumbalgia
Caracterizada por un dolor en la franja de la espalda que va de cintura para abajo, la lumbalgia se produce por alteraciones en esa zona en ligamentos, músculos, discos intervertebrales y vértebras, apellidándose crónica si dura más de 3 meses y aguda si dura poco tiempo. Normalmente no limita seriamente las actividades de la vida cotidiana.
Origen de la lumbalgia
Aunque no siempre logra encontrarse la causa de la que es aguda, habitualmente la lumbalgia crónica se debe a una degeneración del disco vertebral, a la artrosis, una escoliosis en la columna o problemas como la osteoporosis, un tono muscular bajo, desgarro en músculos o ligamentos o problemas en las articulaciones y tensión.
 Si a todo ello le sumamos una mala forma física por falta de práctica deportiva, trabajos que sobrecargan la zona lumbar (llevar demasiado peso en las bolsas de la compra o pesadas mochilas con libros, por ejemplo), malas posturas,  pasar  periodos largos sentados o de pie y tensión emocional, el dolor lo tenemos garantizado. Cuando su origen es inflamatorio, aparecerá normalmente por la noche, al acostarnos.
Si además mides más de 1.80 (la longitud de la zona lumbar a soportar es mayor), padeces sobrepeso y fumas, tienes muchas papeletas en el bombo para que te visite el dolor.
Recomendaciones de los expertos
Los expertos coinciden en que lo mejor para combatir la lumbalgia cuando aparece y  también para prevenirla, es la actividad física adecuada, ya que el movimiento correcto cura el dolor, alivia tensiones y aligera los músculos. Pero tan importante como el ejercicio es aprender a realizar los movimientos de la vida cotidiana de forma adecuada, como enseña la Escuela para la Espalda. La suma de ambas prácticas resultará decisiva para frenar el dolor.
Aprende a moverte en el día a día
Quienes lo padecen los saben: hacer las labores más elementales de la vida cotidiana como lavarse los dientes, conducir, cocinar, planchar, trabajar con el ordenador, planchar…puede convertirse en un martirio si se padece lumbalgia crónica. Pero llevemos la espalda a la escuela y seguro que todo mejorará:
En el coche. El asiento debe ir siempre recto para que la espalda lo esté también. En caso contrario es conveniente poner un cojín en la zona lumbar para protegerla. El volante deberé quedar a una altura que permita a los brazos estar rectos, y los espejos orientados de forma que no haya que hacer movimientos bruscos para mirarlos.
En la cama. El peor aliado de la lumbalgia es un somier de barras transversales de madera y un colchón de consistencia firme. Durmiendo en ellos de costado, en posición fetal (con las rodillas flexionadas), comprobara como amaina el dolor.
Frente al ordenador. En la misma posición que cuando se conduce, con la espalda recta y la pantalla a la altura de los ojos, la lumbar queda en la posición adecuada, aunque siempre puede ayudársele introduciendo un cojín entre ella y el respaldo del sillón.

Viendo televisión. Las personas que padecen lumbalgia –según recomienda la Escuela para la Espalda- deberían sentarse de forma que las rodillas queden siempre un poco más altas que la altura a la que queda la cadera, algo que está directamente relacionado con la altura de los asientos. Es la forma en que la lumbar descansa, siempre que la espalda quede recta. Si se tumba en el sofá, siempre de costado como en la cama y en posición fetal.
En el cuarto de baño. Tanto para cepillarse los dientes como  para maquillarse, si va a estar un rato de pie flexione ligeramente las rodillas, con las piernas separadas, así descansará la lumbar.
Para planchar. Esta tarea, una de las más dañinas para la zona lumbar, también puede realizarse con el pequeño truco de apoyar una de las piernas sobre un montón de libros o un reposapiés, siempre con zapato plano y alternando uno y otro pie.
Parado, de pie. Dejar las piernas separadas, la espalda siempre recta, con hombros hacia atrás y cabeza al frente. Cualquier giro para mirar debe hacerse con todo el cuerpo y no sólo con la cabeza.
Ejercicios que curan. Según los especialistas la mejoría viene de la mano de estiramiento de las zonas implicadas en esta dolencia (lumbar, cervical y dorsal) y de sesiones de relajación, sumadas como decíamos antes a la reeducación postural.
Frecuencia y duración de los ejercicios. La recomendación más usual son estiramientos que duren de 6 a 12 segundos, aunque también pueden durar entre 10 y 30 si la condición física lo permite. Pero si se pretende aumentar y conservar la flexibilidad lo necesario sería 1 minuto.
En cuanto a las repeticiones, la mayor parte de los programas hablan de entre 5 y 15, aunque todo depende de la forma física de cada cual. El mejor momento, la mañana, para vencer la rigidez muscular, pero si nos decidimos a hacerlo dos veces al día, la siguiente debería ser a primera hora de la tarde o tras el trabajo.
Veamos algunos ejemplos de ejercicios que pueden realizarse en casa con tranquilidad.
Sentados en el suelo, flexionar una pierna deslizando el talón hacia las nalgas, como muestra la imagen,  e intentar tocar con ambas manos la punta de la pierna que queda estirada.
Tumbados boca arriba, flexionar una pierna dejándola apoyada sobre suelo mientras que levantamos la otra hasta que la rodilla quede extendida hacia arriba lo máximo que se pueda. Cambiar de pierna.
Sentados en el suelo, abrir las piernas e intentar tocar la punta de cada pie alternativamente con ambas manos, extendiendo la parte superior de la espalda y manteniéndose así durante unos segundos.

Tumbados boca arriba, elevar las piernas y apoyarlas sobre la pared intentando hacer un ángulo de 90 grados. Estirar las piernas cuanto sea posible y mantener la postura por un tiempo.
Tumbados en el suelo boca arriba, ponerse en posición fetal sujetando las piernas por las rodillas intentando acercarlas al pecho. Mantenerse durante unos minutos.
Sentados en el piso con las piernas separadas, juntar las manos detrás de la cabeza levantando los codos, e inclinar el tronco hacia una y otra pierna alternativamente, tratando de acercarse al suelo con el codo.

ACCESO USUARIOS
Salusline Productos
PRODUCTOS
HRA ®
Test de Riesgos para la Salud. Reciba un informe detallado para mejorar su salud.
Conozca todo para ganar en vitalidad y calidad de vida.
Realice ahora mismo su Test Personalizado de Salud

Tienda ¡Salud!
Lo mejor para su salud
Programas de Salud Personalizados:
CURSOS


P U B L I C I D A D