Publicidad
El portal más innovador, dedicado las 24 h. de los 365 días del año en prevención de la salud, bienestar y calidad de vida en Internet. Ofrece apoyo continuo a niños, jóvenes, adultos, mayores y empresas a conservar su más grande tesoro : La Salud.
Salusline logo
Salud, Formación, Calidad de Vida

EMPRESA

PRODUCTIVIDAD
PARA SU EMPRESA

BAJAS POR
ENFERMEDAD

ROTACIÓN DE
EMPLEADOS

BUSCAR
 
Servicios Gratuitos Salusline
Infórmese. Artículos:

Ejercicios y Tests
Testimonios
Publicidad
¿Quiere perder Peso?
Salusline premia su esfuerzo!
Suscriba ahora mismo
a uno de nuestros programas personalizados y obtendrá un 50% de descuento!!
Centros de Salud
Buscasalud
¡ENCUENTRE EL MEJOR HOTEL, SPA, O GIMNASIO DE SU CIUDAD.
Area Multimedia Videos
¿Quiere saber más de su estado de salud? Salusline premia esta breve encuesta...
Indique su Peso (Kg.)
Estatura (cm.)
Edad  

¿Quiénes Somos? ¿Qué es Salusline.com..

La enfermedad cardiovascular, la mayor causa de muerte

CUANDO EL CORAZÓN PASA FACTURA

Lo ha dicho un año más la Sociedad Española de Arteriosclerosis en su informe SEA: la mayor causa de muerte en España la causa la enfermedad cardiovascular, con 124.000 muertes en 2004 y cinco millones de estancias hospitalarias, afectando tanto a mujeres como a hombres. Sus factores de riesgo son: hipertensión arterial, tabaquismo, consumo de alcohol, hipercolesterolemia, y obesidad o sobrepeso. Aunque un sector de la comunidad médica no tan ortodoxo defiende que “los enfermos cardiacos son personas que sólo quieren escuchar a la cabeza y dejan en su vida muy poco espacio al corazón”.

Efectivamente, según los últimos datos ofrecidos por el Instituto nacional de estadística, en  2007, las enfermedades del corazón han ido aumentando en los últimos años, fundamentalmente el infarto y la angina de pecho, situándose por delante de los cánceres de bronquios y de pulmón, y eso que en 2005 fumaba en España un 25.8% de la población mayor de 18 años, es decir, 9.288.000 personas.

El primero de los factores de riesgo citados para contraer una enfermedad cardiovascular, según el informe SEA, es la hipertensión, que en nuestro país afecta al 35% de la población mayor de 18 años, al 40-45% de los sujetos en edad media y al 68% de los mayores de 60. Unas cifras verdaderamente alarmantes, sobre todo si se tiene en cuenta que de todos los que se tratan sólo un 25% logra controlar la presión arterial, entre otras razones por no cumplir con las recomendaciones sobre hábitos de vida saludables y medicación.

Sin embargo en lo relativo a la hipertensión,  la teoría desarrollada por los doctores alemanes Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke, en su libro ‘La enfermedad como camino: un método para el descubrimiento profundo de las enfermedades’, defiende que la aceleración del pulso y aumento de la presión sanguínea no se producen sólo por aumentar el esfuerzo corporal sino con una idea que nos inquiete. Es decir, que si en una conversación se plantea un conflicto que nos afecta, la presión sanguínea aumenta, pero vuelve a bajar cuando hablamos de él o, lo que es lo mismo, cuando lo trasladamos al terreno verbal.

El hipertenso no resuelve sus conflictos

Según este conocimiento obtenido experimentalmente, ‘cuando por la repetida imaginación de una acción la circulación se acelera sin que esta acción llegue a transformarse en actividad, es decir, se descargue, se produce una presión permanente y el individuo es sometido a presión’.  La conclusión parece lógica y es que si se sabe que con tan sólo pensar en el conflicto aumenta la presión y con sólo hablarlo vuelve a bajar, ‘el hipertenso se mantiene constantemente al borde del conflicto, pero sin aportar una solución’.

“El aumento de la presión sanguínea” –dicen Dethlefsen y Dahlke- es una reacción fisiológica justificada porque el organismo suministra más energía a fin de que podamos acometer con vigor las tareas necesarias para resolver conflictos inminentes, así que si esto se realiza, el exceso de energía es consumido y la presión vuelve a situarse al nivelnormal”. “Pero” –concluyen- “el hipertenso no resuelve sus conflictos, por lo que no consume la sobrepresión sino que se refugia en la actuación externa y con un derroche de actividad en el mundo exterior trata de distraerse en sí mismo y a los demás de la invitación a afrontar el conflicto”.
Argumentos todos ellos que en nada invalidan los restantes factores de riesgo citados al comienzo, integrantes de las principales amenazas mundiales para la salud relacionadas con las enfermedades del sistema circulatorio. El impacto por ejemplo del consumo de tabaco en la mortalidad es tan elevado que se le achaca la responsabilidad de una tercera parte de las enfermedades cardiovasculares.

En cuanto a la dieta, pese a caracterizarse por el consumo de frutas, verduras, cereales (pan sobre todo) y grasas (aceite de oliva, fundamentalmente), así como pescado, los españoles pecamos de un consumo excesivo de carne –señala el informe SEA- , platos preparados, bebidas azucaradas y azúcares en un alto porcentaje, igual que de derivados lácteos de los más grasos, y de una baja ingesta de legumbres, pese a ser una fuente importante de proteínas no animal.

La ironía de la enfermedad

Y es esta descripción de nuestros hábitos alimenticios la que conforma el hecho de que España arroje las cifras de obesidad más altas de Europa, sobre todo en nuestros niños, que no hacen sino reflejar los hábitos de los padres. Por este factor de riesgo, la obesidad, en nuestros país se producen un 8.5% de las muertes. Así pues, obesidad y tabaquismo son sin lugar a dudas los principales responsables de discapacidad y mortalidad prematuras.

Obviamente una de las razones de la obesidad es el sedentarismo. Según datos del 2003, en aquél momento el 58% de la población no hacía ejercicio, un hecho que está relacionado también con el bajo nivel de estudios. Y de la población ocupada, el 34% permanece sentada la mayor parte de la jornada laboral, y el 46% se la pasa de pie sin hacer esfuerzos o desplazamientos. A esto hay que sumarle la disminución de la movilidad de las personas, tanto por los sistemas de transporte (mayor número de coches matriculados), como por las horas pasadas frente al televisor, ordenador, internet, vídeos y juegos informáticos, que también han aumentado en número en los hogares españoles.

Y como siempre, las cifras que hablan de los hábitos de vida de nuestros jóvenes siguen siendo las más preocupantes porque apuntan al modelo de sociedad que estamos construyendo. En este sentido las estadísticas dicen que el 10% de los chicos de entre 15-16 años no hacen ejercicio intenso las tres veces por semana indicadas para mantenerse en forma, y el 43.5% de las chicas tampoco.

El consumo alcohol por parte de los jóvenes, finalmente, da la última pincelada a este panorama que retrata a un 65% de la población entre 14 y 18 años en torno al botellón los fines de semana, y a un 26.5% durante los días laborables. Así pues, no es de extrañar y tampoco deberíamos quejarnos de que los costes por atención sanitaria a enfermedades cardiovasculares hayan sido muy altos comparados con otros problemas de salud, ya que en  2003 ascendieron a 7 millones de euros. Obviamente, sin contar esas 124.000 muertes que van en aumento cada año.

Prestemos pues un poco de atención a lo que ‘La enfermedad como camino’ nos dice: “No percibimos los latidos del corazón más que cuando algo nos excita o nos altera. Aquí tenemos la clave de todos los síntomas cardíacos: los síntomas que obligan al individuo a escuchar su corazón…Si buscamos el simbolismo de este comportamiento apreciaremos una vez más la sabiduría y la ironía con las que actúa la enfermedad: el que sólo quería regirse por el cerebro, está obligado a vigilar constantemente su corazón y supeditar su vida a las necesidades del corazón”.

 ‘Los enfermos cardiacos sólo quieren escuchar la cabeza y muy poco el corazón’

ACCESO USUARIOS
Salusline Productos
PRODUCTOS
HRA ®
Test de Riesgos para la Salud. Reciba un informe detallado para mejorar su salud.
Conozca todo para ganar en vitalidad y calidad de vida.
Realice ahora mismo su Test Personalizado de Salud

Tienda ¡Salud!
Lo mejor para su salud
Programas de Salud Personalizados:
CURSOS


P U B L I C I D A D