Publicidad
El portal más innovador, dedicado las 24 h. de los 365 días del año en prevención de la salud, bienestar y calidad de vida en Internet. Ofrece apoyo continuo a niños, jóvenes, adultos, mayores y empresas a conservar su más grande tesoro : La Salud.
Salusline logo
Salud, Formación, Calidad de Vida

EMPRESA

PRODUCTIVIDAD
PARA SU EMPRESA

BAJAS POR
ENFERMEDAD

ROTACIÓN DE
EMPLEADOS

BUSCAR
 
Servicios Gratuitos Salusline
Infórmese. Artículos:

Ejercicios y Tests
Testimonios
Publicidad
¿Quiere perder Peso?
Salusline premia su esfuerzo!
Suscriba ahora mismo
a uno de nuestros programas personalizados y obtendrá un 50% de descuento!!
Centros de Salud
Buscasalud
¡ENCUENTRE EL MEJOR HOTEL, SPA, O GIMNASIO DE SU CIUDAD.
Area Multimedia Videos
¿Quiere saber más de su estado de salud? Salusline premia esta breve encuesta...
Indique su Peso (Kg.)
Estatura (cm.)
Edad  

¿Quiénes Somos? ¿Qué es Salusline.com..

LA MASTURBACIÓN FEMENINA, EXCELENTE MEDICINA CONTRA EL ENVEJECIMIENTO

Siempre tuvo muy mala prensa, fundamentalmente entre los católicos, y casi podríamos decir que sigue siendo un tema tabú sobre todo si se asocia a las mujeres; pero nada mejor para combatir los fantasmas que atravesarlos. La masturbación femenina, dicho así, sin ambages, aporta beneficios incuestionables para la salud de la mujer a medida que envejece.

Los datos los aporta Krisha McCoy del estudio nacional sobre salud y vida social (National Health and Social Life Survey), que afirma que el 39% de las mujeres americanas entre 18 y 60 años se masturbaban, en comparación con el 61% de los hombres; que hay muchos beneficios asociados a esta práctica de auto estimulación sexual, fundamentalmente para las mujeres mayores.

Resulta obvio decir que con el paso de los años el cuerpo experimenta cambios físicos que normalmente afectan a la vida sexual, pero la buena nueva es que todos esos cambios no son malos. la edad puede tener efectos positivos en la sexualidad, como por ejemplo el hecho de que muchas mujeres se sienten liberadas después de la menopausia al no tener que usar técnicas de control de la natalidad, disfrutando más de su vida sexual, si bien para otras los cambios emocionales o físicos conllevan una menor satisfacción en este aspecto.

En cualquier caso, los cambios hormonales inevitables puede decirse que soportan una carga psicológica y una presión social a veces mucho mayor que la que impone la propia naturaleza del cambio. Queremos decir que, como en todo lo que afecta al ser humano, la forma de vivir una misma realidad tiene mucho que ver con la actitud de la persona que la enfrenta. Es obvio, pues, que la menopausia no tiene buena prensa, no sólo entre los hombres sino entre las propias mujeres también, hasta el punto de utilizarse incluso como calificativo insultante para señalar que quien la atraviesa ha quedado excluida como mujer en el ámbito de la sexualidad. Y nada más alejado de lo cierto.

Woody Allen ya lo sabía

No deja de ser verdad, sin embargo, que con la edad la vagina experimenta ciertos cambios, acortándose y estrechándose; además, sin un suplemento de estrógenos sus paredes se vuelven finas y duras, razón por la cual hay mayor sequedad y falta de la natural lubricación.
La doctora Cathy K Naughton, directora médica del Centro para la Salud Sexual (Center for Sexual Health en St. Louis), dice que estos problemas se solventan “siempre que la masturbación incluya estimulación del clítoris, la uretra y la vagina, responsables de la congestión vaginal, la lubricación y el alargamiento de la vagina y su lubricación”.

Pero por qué echarle la culpa de todo a la edad. Recordemos, quitándole hierro al tema, y añadiendo unas gotas de humor, aquellas magníficas escenas de la notable película ‘Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se atrevió a preguntar’, de Woody Allen, que remitían al cerebro cuando el órgano masculino del protagonista, el propio Allen, se negaba a la erección. Queremos decir que la sequedad vaginal y el dolor durante el acto sexual, muchas veces son por falta de estimulación y, como todos sabemos, esto tiene que ver con algo más mental o psicológico que físico.
Así pues, practicando técnicas de masturbación y estimulándose con mayor frecuencia, los beneficios para la mujer mayor menos lubricada y que disfruta menos durante el acto sexual –según las investigaciones citadas- pueden ser notables. E incluso para mujeres viudas, separadas o con parejas enfermas que hace tiempo carecen de una vida sexual activa, el llamado placer en solitario puede convertirse en un buen sustituto.

El placer nada tiene que ver con la edad

Volviendo de nuevo a los factores psicológicos, los estudios avalan el hecho de que en realidad conseguir estimularse no tiene nada que ver con ser pre o post menopaúsica y tampoco por tanto con la edad: cuando aumenta la circulación de la sangre en las paredes de la vagina (señal inequívoca de excitación sexual en respuesta de la estimulación erótica), se ha comprobado que la mujer mayor es capaz de excitarse tanto como la que es joven.
Si el problema es la sequedad vaginal, los expertos recomiendan intentar con técnicas de masturbación, aunque hay que asegurarse que esta práctica no vaya cargada de sentimientos de culpa. En cualquier caso esto nunca debe enmascarar problemas relacionados con la vida sexual de la pareja.
“Desde una perspectiva médica” –dice el doctor Naughton- “la masturbación es físicamente segura y aporta autoestima en el terreno sexual, aunque puede ser problemática si se asocia con una excesiva culpa o para evitar la intimidad”. En cualquier caso, una vida sexual saludable incluye la masturbación en la llamada edad de oro.

Sea como fuere, caricias y estimulaciones son siempre necesarias, y la mejor forma de alcanzar el climax es con una pequeña ayuda: besando la boca, el cuello…todo puede ser erótico, según cuándo y con quién. No obstante, he aquí una pequeña guía a modo de sugerencia para él:
Dando por sentado que cada cuerpo es diferente en su forma de vivir la sexualidad, a la mujer suele gustarle cuando el hombre la estimula oralmente, siendo fácil por esta vía que ella alcance el orgasmo, si bien para algunos hombres esta práctica suele ser intimidante, aunque todo es cuestión de intentarlo una y otra vez.

Haz un arte de la estimulación

Si eres varón, sabrás que en la sexualidad los tiempos del hombre son distintos a los de la mujer, así como la importancia que para ella tienen los preliminares. Para no caer en una práctica monótona de manipulación puramente genital a la que quedan reducidas muchas relaciones de pareja pasado un tiempo, recuerda que puedes empezar para iniciar la estimulación por besos y caricias en pecho, abdomen el interior de los muslos, alternándolo con otras partes del cuerpo y utilizando la lengua para acariciar sus parte íntimas, e iniciarte con largos y lentos besos para intensificar la estimulación.

Mover la lengua en direcciones diferentes, experimentar con las distintas partes del cuerpo, tratar de mantener el ritmo y la frecuencia de los movimientos y emplear no sólo boca sino dedos, dientes, respiración, nariz y lengua para recrearte con su olor y su sabor. En definitiva, todo nuestro cuerpo puede servir para el goce de los dos, si bien hay zonas especialmente sensibles (por lo general) como el perineo (ese espacio que media entre el ano y la parte sexual), que si se estimula con los dedos hay que tener presente no pasar de la vagina al ano con el mismo ya que las bacterias de este último pueden dañar con facilidad.

La estimulación manual puede ser un arte, aunque siempre habrá que adaptarse a las preferencias de la mujer. Y si ella prefiere un contacto menos directo, intenta hacer con tus dedos un pequeño ocho alrededor del clítoris, y luego uno más grande a lo largo de la vulva, así como masajear la vagina o presionar y frotar el clítoris con uno o dos dedos. Eso sí, está atento a los signos que demuestran si ella experimenta o no placer, ya sea a través de sus gemidos, su respiración, o de los movimientos de su pelvis. Evidentemente la lubricación vaginal también es una pista de placer, aunque si no está seguro, pregúntale. La comunicación es la llave para una buena relación sexual. Si ella permanece en silencio, o aún peor, si se separa de ti, intenta algo diferente. Pregúntale cómo se siente, o dónde prefiere que la acaricies. Hazle saber que te interesas por ella y que tu objetico es que obtenga placer.

Cuando ella está abierta al juego erótico, comienza usando tu lengua para estimular su clítoris, la parte más sensible de la anatomía de la mujer. Y así, mientras masajeas esa zona con tu boca, introduce tus dedos en su vagina con un suave movimiento, pudiendo incluso alcanzar el punto G, situado como cinco centímetros en el interior de la vagina hacia el ombligo, detrás del hueso púbico, alrededor de la uretra. La estimulación de esta zona, si logras ubicarla, propicia un orgasmo más vigoroso y satisfactorio.

Recuerda también que hombres y mujeres son psicológicamente diferentes tras el climax. Para el hombre, ese estado refractario tras la pérdida de energía puede durar varias horas; para la mujer todavía hay posibilidades de volver a excitarse, y algunas incluso tienen orgasmos múltiples. De lo que se trata es de conocer cómo es la sexualidad del partenaire y encontrar un ritmo común para ambos. Pero si aún te quedan dudas y no tienes las ideas claras, ayúdate del libro “Ella se va primero”, de Ian Kerner, cuyo título original es She comes first, una guía que muestra paso a paso la importancia de la estimulación oral para las mujeres y cómo hacerlo correctamente.

ACCESO USUARIOS
Salusline Productos
PRODUCTOS
HRA ®
Test de Riesgos para la Salud. Reciba un informe detallado para mejorar su salud.
Conozca todo para ganar en vitalidad y calidad de vida.
Realice ahora mismo su Test Personalizado de Salud

Tienda ¡Salud!
Lo mejor para su salud
Programas de Salud Personalizados:
CURSOS


P U B L I C I D A D