Publicidad
El portal más innovador, dedicado las 24 h. de los 365 días del año en prevención de la salud, bienestar y calidad de vida en Internet. Ofrece apoyo continuo a niños, jóvenes, adultos, mayores y empresas a conservar su más grande tesoro : La Salud.
Salusline logo
Salud, Formación, Calidad de Vida

EMPRESA

PRODUCTIVIDAD
PARA SU EMPRESA

BAJAS POR
ENFERMEDAD

ROTACIÓN DE
EMPLEADOS

BUSCAR
 
Servicios Gratuitos Salusline
Infórmese. Artículos:

Ejercicios y Tests
Testimonios
Publicidad
¿Quiere perder Peso?
Salusline premia su esfuerzo!
Suscriba ahora mismo
a uno de nuestros programas personalizados y obtendrá un 50% de descuento!!
Centros de Salud
Buscasalud
¡ENCUENTRE EL MEJOR HOTEL, SPA, O GIMNASIO DE SU CIUDAD.
Area Multimedia Videos
¿Quiere saber más de su estado de salud? Salusline premia esta breve encuesta...
Indique su Peso (Kg.)
Estatura (cm.)
Edad  

¿Quiénes Somos? ¿Qué es Salusline.com..

CUANDO LOS MALOS HUMOS DE LOS PADRES MATAN A LOS HIJOS

Los datos son preocupantes, sobre todo porque un buen número de adultos  parece no querer enterarse: “Se estima que 240 de las 6.300 muertes al año por exposición al ambiente contaminado por humo de tabaco ocurren en menores de un año por síndrome de muerte súbita del lactante”, hecho que explica que uno de cada cuatro fumadores piense que el humo de los cigarrillos no perjudique a los niños, como ha dicho Xulio Castañal, del Grupo de Abordaje al tabaquismo, en la X Semana sin Humo. Aunque las amenazas y los riesgos no acaban ahí, como podrá comprobar a lo largo de este artículo

La información que se ha facilitado en estas jornadas de trabajo proviene de la encuesta realizada por la  Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, que ha revelado también que un 25% de los adultos considera que el humo no produce infarto de miocardio. Considerando una realidad puesta de  manifiesto por la psicología, que explica aquello de que ‘no hay peor ciego que el que no quiere ver’, como una huída frente a situaciones que nos desbordan, es entendible que existan fumadores que consideren que el humo no es dañino, aunque no deje de ser sorprendente, por toda la información circulante sobre los efectos nocivos del tabaco para la salud.

Según Castañal,  la presencia de humo en ambientes donde hay lactantes, se relaciona además con mayor riesgo de sufrir enfermedades agudas del tipo neumonías y bronquitis, además de otros síntomas respiratorios. De hecho, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), anunciaba en el Día Mundial sin Tabaco celebrado recientemente, que “el 42% de los niños con enfermedad respiratoria crónica es fumador pasivo” y un candidato a formar parte de los que padecen la llamada ‘muerte súbita del lactante’, que en este segmento de la población infantil se calcula que provoca unas mil muertes al año, 760 más de las estimadas por el Grupo de Abordaje al Tabaquismo.

Esta muerte por asfixia, explica el coordinador del Área de tabaquismo de la SEPAR, Juan Antonio Riesgo, se da cuando las sustancias tóxicas del humo actúan sobre los centros de control de la respiración y el sistema cardiorrespiratorio del recién nacido, impidiendo que se produzca el impulso respiratorio.

Una infancia con malos humos

Unos datos escalofriantes, que deberían grabarse a golpe de cincel en la mente de los padres fumadores, por desconocer (de otra manera no se explica) que cuando fuman delante de su bebé aumentan en 20 las posibilidades de que este muera como consecuencia del humo y lo que con él trae, y también incrementan en otro 20% el riesgo a padecer cáncer de pulmón en los adultos. Además, los hijos de madres fumadoras sufren un 28% más de hospitalizaciones por bronquitis y neumonías que el resto.

Pero la cosa no acaba ahí porque cuando se es fumador pasivo desde la infancia, se está expuesto, en mayor medida que el resto, a sufrir patologías digestivas, alteraciones en los sistemas   inmunológico,  neurológico  y en el estado psicológico, a padecer también enfermedades de las vías respiratorias, así como sociopatías  y tendencia a la depresión, sobre todo en adolescentes, según revelan distintos estudios.

Todo ello sin contar las consecuencias que a nivel congnitivo presentan, como quedó demostrado a raíz del estudio realizado en Estados Unidos y publicado por la revista Enviromental Health Perspectivas, que decía que “en EEUU 21 millones de niños corre riesgo de presentar problemas en la lectura como consecuencia del humo ambiental del tabaco al que se exponen”.

El estudio al que se sometieron 4.399 niños entre 6 y 16 años, que afirmaron no haber consumido cigarrillos activamente durante los cinco días anteriores, presentaron niveles de un compuesto derivado de la nicotina –cotinina- suficientemente altos como para demostrar  la exposición pasiva al tabaco durante los tres días previos a la prueba.

La conclusión de los investigadores del Centro Infantil de Salud Ambiental de Cincinnati (USA),  fue que la alta exposición al humo del tabaco estaba relacionada con “mayores déficits en la lectura, las operaciones matemáticas y el razonamiento de la visión espacial, aunque no con la memoria a corto plazo”, si bien la capacidad de lectura se alteraba más ante la presencia de niveles menores de cotinina, algo similar a lo que ocurre con el bajo peso de los bebés que aparece más marcado en las exposiciones menores, extremo este que según los propios investigadores debería aclararse con nuevas investigaciones.

A más pequeño, más vulnerable

Pero la lista de males a las que se exponen los pequeños condenados a relacionarse con fumadores no acaba ahí. En otro estudio realizado por el grupo Europeo de Investigación Prospectiva sobre Nutrición y Cáncer (EPIC), publicado en la revista Internacional Journal of Cancer, de los cerca de 430.000 ciudadanos analizados, de edades comprendidas entre los 25 y los 70 años, procedentes de Dinamarca, España, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Holanda, Noruega y Suecia, 633 desarrollaron un tumor en la vejiga en los seis años que duró el seguimiento, destacándose que “quienes fueron fumadores pasivos en su infancia mostraban hasta un 40% más de riesgo de tener cáncer de vejiga en la edad adulta que quienes no estuvieron expuestos a estas sustancias”, no observándose sin embargo mayor riesgo entre quienes eran fumadores pasivos de adultos.

Estas evidencias apuntan a que la exposición al humo durante infancia y adolescencia implica mayores riesgos que en la edad adulta, por su mayor sensibilidad a los carcinógenos fundamentalmente en los primeros años de vida, según el responsable del estudio, Bine Kjoller, miembro de la Sociedad Danesa de Cáncer.

Siguiendo esta misma línea de investigación los estudios demostraron que aunque menos conocido que el cáncer de pulmón, el de vejiga también está relacionado con el humo del tabaco, comprobándose que quienes comenzaron a fumar antes de los 15 años tenían un riesgo tres veces superior de desarrollar este cáncer en su edad adulta, y para quienes empezaron el hábito entre los 15 y los 19 años el riesgo era 1.5 veces superior a los no fumadores. Evidencias todas –en palabras de Bine Kjoller- que señalan que “niños y adolescentes puede ser más vulnerables a los daños del tabaco que los adultos”, aunque a su juicio sería conveniente “realizar nuevas investigaciones  que ratificasen que los niños son más sensibles a la acción de los productos tóxicos del tabaco”.

ACCESO USUARIOS
Salusline Productos
PRODUCTOS
HRA ®
Test de Riesgos para la Salud. Reciba un informe detallado para mejorar su salud.
Conozca todo para ganar en vitalidad y calidad de vida.
Realice ahora mismo su Test Personalizado de Salud

Tienda ¡Salud!
Lo mejor para su salud
Programas de Salud Personalizados:
CURSOS


P U B L I C I D A D