Publicidad
El portal más innovador, dedicado las 24 h. de los 365 días del año en prevención de la salud, bienestar y calidad de vida en Internet. Ofrece apoyo continuo a niños, jóvenes, adultos, mayores y empresas a conservar su más grande tesoro : La Salud.
Salusline logo
Salud, Formación, Calidad de Vida

EMPRESA

PRODUCTIVIDAD
PARA SU EMPRESA

BAJAS POR
ENFERMEDAD

ROTACIÓN DE
EMPLEADOS

BUSCAR
 
Servicios Gratuitos Salusline
Infórmese. Artículos:

Ejercicios y Tests
Testimonios
Publicidad
¿Quiere perder Peso?
Salusline premia su esfuerzo!
Suscriba ahora mismo
a uno de nuestros programas personalizados y obtendrá un 50% de descuento!!
Centros de Salud
Buscasalud
¡ENCUENTRE EL MEJOR HOTEL, SPA, O GIMNASIO DE SU CIUDAD.
Area Multimedia Videos
¿Quiere saber más de su estado de salud? Salusline premia esta breve encuesta...
Indique su Peso (Kg.)
Estatura (cm.)
Edad  

¿Quiénes Somos? ¿Qué es Salusline.com..

POR QUÉ CONSUMIR PRODUCTOS FRESCOS Y DE TEMPORADA

El acto de alimentarse, un hábito cuyo objetivo es proporcionar al organismo los nutrientes para el sostenimiento de la vida, va más allá también de disfrutar de aromas, texturas o sabores, porque no deja de ser un hecho cultural que además debe promover estados de salud y lucidez. Por eso, para beneficiarnos plenamente de lo que comemos, nada mejor que saber qué alimentos consumir cada mes del año, y por qué. Veamos pues las razones que invitan a consumir productos españoles frescos y de temporada, y la lista de los que son propios de cada mes.
Para empezar, los productos de temporada son más sanos porque no llevan conservantes, se cultivan en suelos ricos con las condiciones climáticas adecuadas y completando su calendario natural, por lo que no se recogen verdes y ello hace que aporten todos los nutrientes (como antioxidantes presentes en frutas y verduras por ejemplo), y mantengan intactas sus propiedades. Por contra, los productos facturados industrialmente suelen dejar bastante que desear por su bajo valor nutritivo, con el peligro aparejado que implica el consumo de conservantes que irremediablemente llevan encima, para aparecer presentables en las estanterías del supermercado durante el máximo tiempo posible. Estos componentes no sólo modifican su naturaleza original sino que a la larga traen consecuencias para la salud.
Además de ser más sanos y permitirnos disfrutar de sus cualidades organolépticas como olor, sabor o textura, como decíamos al comienzo, al consumirlos frescos nuestro cuerpo se va adaptando a lo que la naturaleza trae en nuestro hábitat cada temporada, mejorando el equilibrio y la variedad nutricional que el organismo necesita, aparte de hacer que nuestra dieta sea más atractiva. En otras palabras, consumir  los productos originarios de nuestra región hará que nos adaptemos mejor al entorno en que vivimos.
Economía y ecología
La naturaleza es sabia, y nunca está de más repetirlo, así que no es casual que el invierno nos traiga la vitamina C que refuerza el sistema inmunológico en forma de numerosas frutas y verduras, y en primavera y verano el melón o la sandía por su gran contenido en agua para mantenernos suficientemente hidratados.
Los alimentos de temporada en la mayoría de los casos suelen ser los más baratos, ya que no llevan añadido el coste del transporte, ni de otras regiones distintas a la nuestra ni de países lejanos. Tanto en el caso de frutas y verduras como en el de pescados y carnes, las cosechas y el ciclo reproductivo de los animales hacen que su disponibilidad en las tiendas sea mayor, y ya se sabe que al aumentar la oferta el precio baja.
Por último, y como reseñábamos al inicio, el acto de alimentarse es también cultural, debiendo promover no sólo estados de salud sino de lucidez y conciencia. Hay que decir por tanto que los alimentos de temporada son los más ecológicos porque si se respeta el ciclo natural de plantación de cultivos se evita los monocultivos intensivos que acaban agotando la tierra de sus nutrientes y contribuiremos a respetar el medio ambiente. Pero además, como el transporte es menor, y el almacenaje y la distribución también, reducimos el gasto energético y la contaminación, evitando igualmente embalajes innecesarios. En este sentido, y cuando no nos quede más remedio, siempre es preferible elegir los embalados con cartón frente al PVC o las latas.
Alimentos de temporada, mes a mes:

ENERO
Frutas: arándano rojo, pera conferencia, dátiles, limón, piña, carambola o fruta estrella, caqui, chirimoya, fresa, kivi, mandarina, manzana, naranja, plátano, pomelo.
Verduras: achicoria, zanahoria, apio, trufa, espinaca, repollo, berza, pimiento, puerro, repollo, tomate, judía verde, lechuga, nabo, pepino, rábano, remolacha.
Pescados: Bogavante, lubina, gamba, salmón

FEBRERO
Frutas: Chirimoya, pomelo, plátano, nueces, kivi, almendra, naranja, mandarina, limón, fresón, manzana.
Verduras: Canónigos, alcachofa, borraja, zanahoria, pimiento, puerro, repollo, tomate, lechuga, nabo, pepino, rábano, remolacha,  acelga, ajo, apio, berenjena, brócoli, calabacín, cardo, cebolla, coliflor, col lombarda, endibia, escarola, espárrago, guisante, espinaca, judía verde.
Pescados: Lamprea, besugo, bacalao, fletán o halibut, camarones.
Carnes: Faisán

MARZO
Frutas: Naranja sanguina, caqui, aguacate Pinkerton, lima, fresón, kivi, limón, mandarina, níspero, plátano, pomelo.
Verduras: Patata nueva, cebolleta, achicoria roja, escarola, salsifi blanco u ostra vegetal, ajos tiernos, espárragos trigueros, zanahoria, tomate, lechuga, nabo, pepino, rábano, remolacha, acelga, ajo, alcachofa, apio, berenjena, brócoli, calabacín, calabaza, haba, cebolla, col lombarda, coliflor, endibia, escarola, espinaca, guisante, pimiento, puerro, repollo, judía verde.
Pescados: Cigala, lenguado, gallo, bacalaílla.

ABRIL
Frutas: Ciruelas claudia, fresones, fresas, litchis, kiwano, pomelo, plátano, níspero, nectarina, naranja, melocotón, mandarina, limón, kivi, cereza, albaricoque.
Verduras: Nabo, lechuga, guisantes, espárragos, acelgas, chicharro, zanahoria, tomate,  nabo, pepino, rábano, remolacha, pimiento, puerro, repollo, judía verde.
Pescados: Atún, centollo,verdel o caballa, rape, ostras.

MAYO
Frutas: Pitahaya o fruta del dragón, granadilla dulce, nísperos, guindas, albaricoque, cereza, ciruela verde, fresa, limón, melocotón.
Verduras: Rabanito, grelos, judías verdes, hinojo, endibias, zanahoria, tomate, lechuga, nabo, pepino, rábano, remolacha, pimiento, puerro, repollo.
Pescados: Sepia, rodaballo, langostinos, brecas, sardinas.
Carnes: Cordero.

JUNIO
Frutas: Brevas, cerezas, albaricoques, pitahaya amarilla, aguacate, breva, ciruela, frambuesa, fresa, higo, limón, melocotón, melón, nectarina, níspero, paraguaya, pera, plátano, sandía.
Verduras: Calabacín,  habas tiernas, pepinos, perifollo y acederas, zanahoria, pimiento, puerro, repollo, acelga, ajo, brócoli, calabaza, cebolla, coliflor, espárrago, espinaca, tomate, lechuga, nabo, rábano, remolacha, judía verde.
Pescados: Raya, boquerón, cabracho, bonito, pota y percebes
Carnes: Cabrito.

JULIO
Frutas: Melocotón, guayaba, sandía nectarina, melón, pera, plátano, paraguaya, nectarina, membrillo, melocotón, manzana, mango, higo, frambuesa, ciruela verde, cereza, breva, albaricoque, aguacate.
Verduras: Tomate kumato, mini calabacín, pimientos verdes, rábanos, zanahoria, ajo, calabaza, cebolla, espinaca, judía verde.
Pescados: Merluza, langosta, anguila, buey de mar.

AGOSTO
Frutas: Higos, frambuesas o fresas del bosque, grosella, pera limonera, melón, tamarillo, aguacate, albaricoque, ciruela, granada, higo, mango, manzana, melocotón, membrillo, nectarina, paraguaya, plátano, sandía, uva.
Verduras: Boniatos, berros, tomates, cebollas, zanahoria, ajo, calabacín, calabaza, espinaca, judía verde.
Pescados: Parca, pulpo, cangrejo de río, calamar, almejas.

SEPTIEMBRE
Frutas: Manzanas rojas, uvas, moras, arándanos, aguacate, albaricoque, chirimoya, caqui, ciruela, frambuesa, granada, higo, kivi, mango, manzana, melocotón,, melón, membrillo, nectarina, paraguaya, pera, plátano, sandía.
Verduras: Lechuga lollo rosa, tomate Cherry, pimientos morrones, berenjenas, remolacha, zanahoria, nabo, pepino, rábano, remolacha, tomate, pimiento, puerro, repollo, acelga, ajo, alcachofa, apio, brócoli, calabacín, calabaza, cebolla, coliflor, col lombarda, endibia, escarola, espinaca, judía verde.
Pescados: Nécoras, congrio, trucha.
Carnes: Codorniz, pato salvaje

OCTUBRE
Frutas: Membrillos, peras, granadas, avellanas, aguacates piel lisa, uva morada, plátano, nectarina, naranja, mandarina, melón, melocotón, manzana, mango, kiwi, higo, chirimoya, caqui, aguacate.
Verduras: Champiñón, col de Bruselas, puerros, setas de temporada, zanahoria, tomate, lechuga, nabo, pepino, rábano, remolacha, rábano, pimiento, puerro, repollo, judía verde.
Pescados: Berberechos, carpa, palometa, pez espada.
Carnes: Liebre, jabalí.

NOVIEMBRE
Frutas: Mandarinas, naranjas, coco, aguacate, caqui, chirimoya, granada, kivi, limón, mango, manzana, pera, plátano, pomelo, uva.
Verduras: Rambután (de la familia del litchi), romanesco (una variedad de coliflor), zanahoria, tomate, lechuga, nabo, pepino, rábano, remolacha, pimiento, puerro, repollo, acelga, ajo, alcachofa, apio, berenjena, brócoli, calabaza, calabacín, cardo, cebolla, col lombarda, coliflor, endibia, escarola, espinaca, guisante, judía verde.

Pescados: Panga, mero, vieiras.
Carnes: Cerdo ibérico, becada (ave de caza, conejo).

DICIEMBRE
Frutas: Maracuyá, mango, castaña, papaya, uva, pomelo, plátano, pera, naranja, manzana, mandarina, limón, kivi, chirimoya, caqui.
Verduras: Ajo blanco, cebolla, brecol, coliflor, cardo, zanahoria, tomate, lechuga, nabo, pepino, rábano, remolacha, repollo, puerro, pimiento, judía verde.
Pescados: Tiburón, dorada, mejillones, salmonete.
Carnes: Perdiz

POR QUÉ CONSUMIR PRODUCTOS FRESCOS Y DE TEMPORADA

El acto de alimentarse, un hábito cuyo objetivo es proporcionar al organismo los nutrientes para el sostenimiento de la vida, va más allá también de disfrutar de aromas, texturas o sabores, porque no deja de ser un hecho cultural que además debe promover estados de salud y lucidez. Por eso, para beneficiarnos plenamente de lo que comemos, nada mejor que saber qué alimentos consumir cada mes del año, y por qué. Veamos pues las razones que invitan a consumir productos españoles frescos y de temporada, y la lista de los que son propios de cada mes.

Para empezar, los productos de temporada son más sanos porque no llevan conservantes, se cultivan en suelos ricos con las condiciones climáticas adecuadas y completando su calendario natural, por lo que no se recogen verdes y ello hace que aporten todos los nutrientes (como antioxidantes presentes en frutas y verduras por ejemplo), y mantengan intactas sus propiedades. Por contra, los productos facturados industrialmente suelen dejar bastante que desear por su bajo valor nutritivo, con el peligro aparejado que implica el consumo de conservantes que irremediablemente llevan encima, para aparecer presentables en las estanterías del supermercado durante el máximo tiempo posible. Estos componentes no sólo modifican su naturaleza original sino que a la larga traen consecuencias para la salud.
Además de ser más sanos y permitirnos disfrutar de sus cualidades organolépticas como olor, sabor o textura, como decíamos al comienzo, al consumirlos frescos nuestro cuerpo se va adaptando a lo que la naturaleza trae en nuestro hábitat cada temporada, mejorando el equilibrio y la variedad nutricional que el organismo necesita, aparte de hacer que nuestra dieta sea más atractiva. En otras palabras, consumir  los productos originarios de nuestra región hará que nos adaptemos mejor al entorno en que vivimos.
Economía y ecología
La naturaleza es sabia, y nunca está de más repetirlo, así que no es casual que el invierno nos traiga la vitamina C que refuerza el sistema inmunológico en forma de numerosas frutas y verduras, y en primavera y verano el melón o la sandía por su gran contenido en agua para mantenernos suficientemente hidratados.
Los alimentos de temporada en la mayoría de los casos suelen ser los más baratos, ya que no llevan añadido el coste del transporte, ni de otras regiones distintas a la nuestra ni de países lejanos. Tanto en el caso de frutas y verduras como en el de pescados y carnes, las cosechas y el ciclo reproductivo de los animales hacen que su disponibilidad en las tiendas sea mayor, y ya se sabe que al aumentar la oferta el precio baja.
Por último, y como reseñábamos al inicio, el acto de alimentarse es también cultural, debiendo promover no sólo estados de salud sino de lucidez y conciencia. Hay que decir por tanto que los alimentos de temporada son los más ecológicos porque si se respeta el ciclo natural de plantación de cultivos se evita los monocultivos intensivos que acaban agotando la tierra de sus nutrientes y contribuiremos a respetar el medio ambiente. Pero además, como el transporte es menor, y el almacenaje y la distribución también, reducimos el gasto energético y la contaminación, evitando igualmente embalajes innecesarios. En este sentido, y cuando no nos quede más remedio, siempre es preferible elegir los embalados con cartón frente al PVC o las latas.
Alimentos de temporada, mes a mes:

ENERO
Frutas: arándano rojo, pera conferencia, dátiles, limón, piña, carambola o fruta estrella.
Verduras: achicoria, zanahoria, apio, trufa, espinaca, repollo, berza.
Pescados: Bogavante, lubina, gamba, salmón

FEBRERO
Frutas: Chirimoya, pomelo, plátano, nueces, kivi, almendra.
Verduras: Canónigos, alcachofa, borraja.
Pescados: Lamprea, besugo, bacalao, fletán o halibut, camarones.
Carnes: Faisán

MARZO
Frutas: Naranja sanguina, caqui, aguacate Pinkerton, lima
Verduras: Patata nueva, cebolleta, achicoria roja, escarola, salsifi blanco u ostra vegetal, ajos tiernos, espárragos trigueros
Pescados: Cigala, lenguado, gallo, bacalailla.

ABRIL
Frutas: Ciruelas claudia, fresones, fresas, litchis, kiwano
Verduras: Nabo, lechuga, guisantes, espárragos, acelgas, chicharro.
Pescados: Atún, centollo,verdel o caballa, rape, ostras.

MAYO
Frutas: Pitahaya o fruta del dragón, granadilla dulce, nísperos, guindas.
Verduras: Rabanito, grelos, judias verdes, hinojo, endibias
Pescados: Sepia, rodaballo, langostinos, brecas, sardinas.
Carnes: Cordero.

JUNIO
Frutas: Brevas, cerezas, albaricoques, pitahaya amarilla
Verduras: Calabacín habas tiernas, pepinos, perifollo y acederas
Pescados: Raya, boquerón, cabracho, bonito, pota y percebes
Carnes: Cabrito.

JULIO
Frutas: Melocotón, guayaba, sandía nectarina, melón.
Verduras: Tomate kumato, mini calabacín, pimientos verdes, rábanos.
Pescados: Merluza, langosta, anguila, buey de mar.

AGOSTO
Frutas: Higos, frambuesas o fresas del bosque, grosella, pera limonera, melón, tamarillo.
Verduras: Boniatos, berros, tomates, cebollas.
Pescados: Parca, pulpo, cangrejo de río, calamar, almejas.

SEPTIEMBRE
Frutas: Manzanas rojas, uvas, moras, arándanos.
Verduras: Lechuga lollo rosa, tomate Cherry, pimientos morrones, berenjenas, remolacha.
Pescados: Nécoras, congrio, trucha.
Carnes: Codorniz, pato salvaje

OCTUBRE
Frutas: Membrillos, peras, granadas, avellanas, aguacates piel lisa, uva morada.
Verduras: Champiñón, col de Bruselas, puerros, setas de temporada.
Pescados: Berberechos, carpa, palometa, pez espada.
Carnes: Liebre, jabalí.

NOVIEMBRE
Frutas: Mandarinas, naranjas, coco,
Verduras: Rambután (de la familia del litchi), romanesco (una variedad de coliflor).
Pescados: Panga, mero, vieiras.
Carnes: Cerdo ibérico, becada (ave de caza, conejo).

DICIEMBRE
Frutas: Maracuyá, mango, castaña, papaya.
Verduras: Ajo blanco, cebolla, brecol, coliflor, cardo
Pescados: Tiburón, dorada, mejillones, salmonete.
Carnes: Perdiz

ACCESO USUARIOS
Salusline Productos
PRODUCTOS
HRA ®
Test de Riesgos para la Salud. Reciba un informe detallado para mejorar su salud.
Conozca todo para ganar en vitalidad y calidad de vida.
Realice ahora mismo su Test Personalizado de Salud

Tienda ¡Salud!
Lo mejor para su salud
Programas de Salud Personalizados:
CURSOS


P U B L I C I D A D